Pepe López, exalcalde de Cartagena

Hacía tiempo que no dibujaba en plan aquítepilloaquítemato y hoy me he quitado el capricho. Una cuartilla suelta, un rotulador medio averiado, un medio panfleto / medio tabloide leído… y a otra cosa.

Pepe López, ya no es alcalde de Cartagena. Y se nota.

Guardar

Guardar

Banderazo de salida

La nueva alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, lo primero que ha hecho al tomar posesión de su cargo ha sido retirar la bandera de la provincia marítima de Cartagena. En Murcia deben estar contentos, en Cartagena no tanto.

Ana Belén Castejón - caricatura
La mujer que no amaba algunas banderas

Guardar

Guardar

Guardar

Prohibida la compasión y la piedad.

La casta es la división por estratos de la sociedad, según estableció el hinduísmo en la India. Son cuatro las castas: los religiosos, los militares, los comerciantes y los trabajadores. Dicho así, de más importantes a menos. Y están, claro, los descastados, los intocables, que no son los de Elliot Ness, sino los que están fuera del sistema, los que viven en la miseria y no tienen derecho a nada, resumiendo mal, pero rápido, que es lo que cuenta en estos días.

Aquí también tenemos nuestras castas y se corresponden, más o menos, con las hindúes, aunque el orden de importancia esté algo cambiado. Aquí es la de los comerciantes o empresarios -los grandes, se entiende- la que domina a las demás y la que les dice lo que han de hacer. Otra casta, la de los políticos, hablando también en general y con sus excepciones, es la que legisla y dice (no decide, que eso ya lo hacen otros, repito: dice) lo que está bien y lo que está mal.

Hoy, Francisco de Asís, sería multado en Galicia.

Continue reading Prohibida la compasión y la piedad.

El Jueves, la revista que se salía los miércoles

El Jueves, la revista sale los miércoles, ha cumplido 40 años, y yo tengo una larga relación con ella, como lector, se entiende. La compré desde el número 1, en aquellos tiempos de la transición, porque ya tiene uno una edad. Y la seguí coleccionando, y encuadernando, y releyendo, y divirtiéndome como un cerdo en un charco con las genialidades de Gin, Raf, Ivá, Óscar, y demás genios que en ella habitaban.

Fueron pasando los años, la vi transformarse, irse unos colaboradores y llegar otros. Y la seguí comprando, claro. Los cambios, la renovación, no fue siempre afortunada, más bien lo contrario. Eso a ellos, a los colaboradores, les molesta bastante que se lo digan. Yo lo entiendo pero, mira, los que critican todo también tienen que aceptar que los critiquen. Y si les pica, que se rasquen. Y si no lo aceptan, que se jodan, pero vamos a seguir criticando lo que no nos gusta. Yo, al menos, lo voy a seguir haciendo.

Continue reading El Jueves, la revista que se salía los miércoles

Mierdas eternas

Somos guarros, así, en general, y desde el cariño. No hace falta encargar un estudio a ninguna universidad buena o mala para saberlo; es algo fácilmente comprobable a ojo de buen cubero, basta con salir a la calle y abrir los ojos. Y no estoy hablando de la higiene particular y casera de cada quien, que ni la sé ni me importa. Me refiero a la colectiva, al uso que hacemos de las vías y espacios públicas. Y por ser eso, públicas, normalmente no pensamos que son de todos, sino que son “mías”. Y como son mías, hago lo que quiero y me cago en ellas. Y si yo no, mi perro.

Hablo de las cacas de perro porque es ese el cao que me trae hoy aquí, pero puede ser de cualquier naturaleza la mierda y en cualquier ubicación el lugar. Podemos hablar de papeles, compresas y pañales usados, latas de refrescos vacías, pilas agotadas… lo que nos venga a la cabeza. Y el lugar son las calles, las playas, las plazas y parques, cines, bares… cualquier lugar por el que pasen los bárbaros. Y no los del norte, no. Los de los cuatro puntos cardinales, porque de ser guarros no se escape nadie. Así tenemos el planeta como lo tenemos.

Continue reading Mierdas eternas

Come carne… y destruye el planeta.

Ayer, en el mismo corte publicitario, vi en una cadena de televisión, tres anuncios fomentando el consumo de carne: de cerdo, de conejo y de cordero. El mensaje era el mismo, alto y claro: COME CARNE. Son anuncios institucionales, no de marcas concretas, que también están invitando continuamente a la extra de queso, a las alitas de pollo, a la hamburguesa gigante y no sé cuántas cosas más. La suma de todo es tremenda.

86 IMG_6637 limpio

Continue reading Come carne… y destruye el planeta.

Los marcianos atacan Cartagena

Hace unos días se produjo una noticia que se propagó rápidamente por toda España: a Manolo el del Bombo le habían robado su ídem en Murcia, durante su visita para animar a la selección española de fútbol en su enfrentamiento a la de Colombia. Por suerte, la extraña desaparición tuvo un final feliz para el bueno de Manolo ya que, misteriosamente, el bombo robado en Murcia apareció poco después junto al Cuartel de la Armada, en Madrid.

Esta desaparición (robo) en Murcia y aparición en Madrid ha sorprendido a bastante gente pero, sin embargo, a muchos cartageneros no nos ha extrañado tanto. Estamos ya curados de espanto con cosas que, por estas latitudes, desaparecen de un sitio y aparecen en otro. Aunque casi siempre suele ocurrir que se desvanecen en Cartagena y aparecen en Murcia.

Los amantes del misterio apuntarían a que quizás sea cosa de marcianos. Quizás se estarían aproximando mucho. Mucho.

El caso es que estas abducciones se producen desde hace muchísimos años. Haciendo una relación (breve, para no cansar demasiado) de cosas que han desaparecido en Cartagena para aparecer en Murcia en los últimos 30 o 35 años, tenemos: la Delegación de Tabacalera,  los Servicios de Defensa, la Delegación de Correos y su gestión comercial, la Delegación del Centro Farmacéutico, los Servicios de Telefónica, el Instituto Anatómico Forense, la Delegación de Distribución de Prensa, la Delegación del Banco de España, la Delegación Provincial de Cultura, la infraestructuras y servicios carcelarios por el cierre de la cárcel de San Antón, el Consulado francés, los servicios y aduanas del Puerto de Cartagena (no me he equivocado al escribirlo, lo repito: DEL PUERTO DE CARTAGENA), la terminal ferroviaria de contenedores, el CEHIFORM -Centro Histórico-Fotográfico de la Región de Murcia-, la carrera Solar Race y algunas otras que no recuerdo.

Los marcianos atacan Cartagena

Pero, seamos justos, no todas las cosas que desaparecen en Cartagena luego aparecen en Murcia. Por ejemplo, el Parque Tecnológico, aprobado por la Asamblea Regional para Cartagena, apareció luego en Fuente Álamo. O los servicios ferroviarios Cartagena-Montpelier que luego aparecieron en Lorca. Aunque se sospecha que son los mismos marcianos los responsables.

Continue reading Los marcianos atacan Cartagena

¿Jarreará por ser Martes y 13?

A mi mausoleo de palabras fenecidas traigo hoy JARREAR, o sea, llover mucho. Hoy es Martes 13, ese día que dicen los supersticiosos que acarrea mala suerte. ¿Lloverá mucho por ser ese día supuestamente nefasto?

Ojalá jarreara, eso me alegraría mucho. Por una parte, me gusta mucho la lluvia y, por otra, en esta tierra mía, el agua siempre es escasa y, por tanto, siempre es bienvenida.

No sé si llover a cántaros tendrá relación con jarrear (¿cántaro – jarra?). En cualquier caso, me apena que desaparezca.

Luis Sherlock Alamancos

La intención de este post no es recoger todos los méritos de D. Luis Alamancos, que son muchos. Hay otros lugares donde obtener esa información, por ejemplo en la web de INPEVAL  o en esta noticia publicada recientemente por la concesión de la Medalla de Oro del Foro Cum Laude, o en Facebook o Twitter o mil sitios más.

Pero esta entrada de mi blog tiene únicamente el objetivo de rendirle mi particular agradecimiento, como hago a veces con las personas a las que sigo por alguna razón, me enseñan, me entretienen y además (muy importante esto) me caen bien.

Y lo hago siempre con una caricatura, es como más me apetece. Y aquí está.

Luis Alamancos Pampín – Caricatura – El Sherlock Holmes de Cuarto Milenio

Cuando en una investigación de Cuarto Milenio hace falta analizar pruebas, realizar mediciones, es raro que no aparezca D. Luis Alamancos. Por eso me he permitido la broma de vestirlo como el detective más famoso de todos los tiempos. Es el Sherlock Holmes de Cuarto Milenio los domingos por la noche.

Ya he hecho otras caricaturas anteriormente a diferentes miembros del programa: el propio Íker, Paco Pérez-Caballero, Nacho Ares, Santi Camacho (a Santi ya le hecho dos porque tengo debilidad con él), Luis Miguel Domínguez, aunque este ahora no forma parte de la plantilla… y habrá mas, en los ratos que me sea posible. Y es que tengo una deuda de gratitud con Cuarto Milenio por las muchas horas de entretenimiento y diversión que me ha dado hasta ahora y, sobre todo, por lo mucho que he aprendido. Sí. Lo he dicho bien y no cambio una coma. En Cuarto Milenio, además de divertirme mucho con las muchas cosas bien hechas que tiene como son las recreaciones teatralizadas, las figuras de Juan Villa, los reportajes de sus periodistas,… lo que más me atrae son las cosas importantes de las que se ha informado allí ANTES que en otros medios, y hay otras cosas de las que se informa allí y no se hace en ningún otro lugar. Cosas de las llamadas serias, pero de esas que dan más miedo, como repite tantas veces Íker Jiménez, que los fantasmas y los ovnis. Asuntos que deberían aparecer en informativos regulares y no parecen. Materias de las que debería hablarse con claridad en otras tertulias y tampoco se hace. O que cuando se hace, te dejan mucho más confuso que antes de escucharles.

Gracias D. Luis Alamancos, gracias Íker, gracias Cuarto Milenio.

 

Otra palabra RIP: “Engorrarse”

Traigo hoy a mi particular camposanto otra palabra que ya no se encuentra en ninguna conversación: ENGORRARSE.

De esta no queda en vigor ninguna de sus dos acepciones: ni quedarse colgado de un gancho ni entrar algo en la carne, como una espina o púa, y que cueste mucho sacarla. Un ejemplo salvaje de engorrarse serían los anzuelos o las banderillas de los toros.

Sin embargo, nos queda el consuelo que dos hijas o nietas, han sobrevivido: engorro y engorroso, como sinónimo de algo complicado y de lo que cuesta desembarazarse.

Guardar