Cartagena, tras la lluvia

Da gusto ver llover tras los cristales. O seguir detrás de los cristales cuando ya ha pasado la lluvia y hace frío.

Cartagena, tras la lluvia.

Y sobre todo, lo que da mucho placer es estar en Cartagena. Al menos a mí.

 

Deja un comentario