El Jueves, la revista que se salía los miércoles

El Jueves, la revista sale los miércoles, ha cumplido 40 años, y yo tengo una larga relación con ella, como lector, se entiende. La compré desde el número 1, en aquellos tiempos de la transición, porque ya tiene uno una edad. Y la seguí coleccionando, y encuadernando, y releyendo, y divirtiéndome como un cerdo en un charco con las genialidades de Gin, Raf, Ivá, Óscar, y demás genios que en ella habitaban.

Fueron pasando los años, la vi transformarse, irse unos colaboradores y llegar otros. Y la seguí comprando, claro. Los cambios, la renovación, no fue siempre afortunada, más bien lo contrario. Eso a ellos, a los colaboradores, les molesta bastante que se lo digan. Yo lo entiendo pero, mira, los que critican todo también tienen que aceptar que los critiquen. Y si les pica, que se rasquen. Y si no lo aceptan, que se jodan, pero vamos a seguir criticando lo que no nos gusta. Yo, al menos, lo voy a seguir haciendo.

Llegaron buenos sustitutos en ocasiones, claro: Guillermo, Monteys, Fontdevila y otros. Pero hubo una crisis ocasionada por la censura de la editorial RBA, que es la dueña de los euros, por un chiste sobre la monarquía, y ocasionó la salida de algunos pesos pesados. Otros se quedaron. Respetables decisiones tanto las unas como las otras. Pero eso, inevitablemente, debilitó la revista al producirse esa salida en grupo y no escalonada como habían sido en otras ocasiones por procesos naturales de defunciones, jubilaciones, etc.

Y entonces también llegó mi propia crisis con respecto a El Jueves. ¿Debía seguir comprándola o dejarla ya definitivamente? La verdad es que ya no me satisfacía mucho la mayoría de semanas, otras no me gustaba nada y me cabreaba decididamente y me preguntaba ¿pero qué mierda es esto? Terminé por dejar de comprarla. Yo ya había envejecido, la revista era distinta, la sociedad también. Quizás no es que fuese mala, quizás es que yo ya no la entendía, igual que no entiendo a mucha gente que me rodea. Pero tenía y tengo dudas.

La revista no es lo que fue, cierto, pero todavía contiene cosas valiosas. Por ejemplo, con chistes y burradas, a veces acertadas y a veces no (en lo del acierto me refiero a la gracia), te explican de forma mucho más clara y meridiana lo que está ocurriendo en esta desafortunada sociedad de nuestros días que si compras la supuesta prensa seria de papel o ves los informativos de radio y televisión. Es chocante, triste, hilarante, sorprendente e indignante que hablen mucho más claro en El Jueves, en El Intermedio o en Mongolia de lo que nos está ocurriendo y quienes son los responsables de ello.

El caso es que, a veces pasan unas semanas en que no la compro, y me viene el remordimiento. El angelito (bueno o malo, no sé) me dice desde un hombro que debía haberla comprado, que vamos a dar lugar a que se extinga, que luego no va a haber nadie capaz de criticar al poder, que nos vamos a quedar sin revistas satíricas en España… y me digo: “la semana que viene la compro sin falta”. Luego, cuando lo hago, abro al azar y me encuentro alguna cosa que me hace exclamar: “¿Pero qué mierda es esto? ¿Qué puta gracia tiene este vómito de serrín?” Y el otro angelito, desde el otro hombro, me dice “¿lo ves? te dije que no la compraras nunca más”.

Y el problema es que hay revuelta buena gente con gente mala (me estoy refiriendo como dibujantes y humoristas, no como buenas personas, que no los conozco). Y nunca sé si la media es lo suficientemente alta para que me merezca la pena seguirla o no. Y andaba en ese mar de dudas cuando me vino a la mente esa “solución” tan antigua y tan manida de hacer una relación de las cosas buenas y otra de las malas y ver cuál de ellas se impone a la otra.

La chorradilla esa podría servirme, a lo mejor, como autojustificación para decidir finalmente y de una puta vez si la seguía comprando o no. Así que me puse a valorar, desde mi muy subjetiva y parcial opinión, cuanto me gustaban o disgustaban los colaboradores de El Jueves. Separando dibujos, textos y sacando un media. Y puntuando desde -5 (lo peor de lo peor, como la CAM) hasta +5 (lo más mejor guay del Paraguay, y pasando por el 0, ni frío ni calor).

Aquí está la relación, ordenada de mejor a peor, y con un resultado final para el global de la revista de +1 (bueno, sí, vale, de acuerdo). O sea que antes era la revista que salía los miércoles y ahora sí es lo que su lema dice: la revista que sale los miércoles.

De modo que, aunque sea por un aprobado raspado, la seguiré comprando. Qué le vamos a hacer.

 

Monos Ideas Media

Maikel

Muy bien Guay

Judas

Muy bien Ajá

Jate

Guay

Miki y Duarte

Guay

Salazar

Guay

Juanjo Cuerda

Ajá Guay

P. Puñales

Ajá Guay

Danide

Muy bien Guay

Jordi March

Muy bien Guay

Kim

Guay Ajá Guay

López Rubiño

Guay

Masa

Muy bien Guay

Gras

Ajá Ajá Ajá

Pepe Farruqo

Ajá Ajá Ajá

Ventura

Ajá Ajá Ajá

Don Julio

Ajá

H. Carod

Guay Ajá

Mario Morales

Guay Ajá

Dani Gove

Ajá Ajá

Eneko

Ajá Ajá

Pedro Vera

Ajá Ajá

Mauro Entrialgo

Oh, no Muy bien Ajá

André

Ajá

JotaJota

Ajá

Ferrús

Ajá

Xavi Morató

Mogdi

No entiendo la firma

Ricardo Peregrina

Ajá Aaaah! Ufff

Guille

Oh, no Ufff

Terán

Oh, no Ufff

Igor

Aaaah! Ajá Ufff

Escuin

Oh, no Ufff

Ivanper

Oh, no Ufff

Jardí

Oh, no Ufff

Ariño

Aaaah! Oh, no

Rubén Fdez.

Oh, no Oh, no Oh, no

Mamen Moreu &Ivan Batty

¡Qué mal! De la vaquita De la vaquita

El Descosido

De la vaquita De la vaquita De la vaquita

 MEDIA GENERAL DE LA REVISTA

 

Guardar

Guardar

Deja un comentario