El perejil de San Pancracio

Cuando vi que la ministra de trabajo Fátima Báñez se encomendó a la Virgen del Rocío para que solucionase el problema del paro, pensé que tampoco era tan mala idea. Recurrir a los santos es barato.

De modo que yo me encomendado, para salir de mis apuros económicos, al especialista del ramo, el experto en economía, el que nunca falla, ese al que hay que ponerle una ramita de perejil: San Pancracio.

San Pancracio de Guindos
San Pancracio de Guindos

Estoy seguro de que me va a funcionar porque he tomado todas las medidas posibles. En primer lugar, además de la ramita de perejil, cual Carlos Arguiñano, le he puesto una moneda debajo a Pancracio (cosa que mucha gente ignora y por eso no le funciona el invento). Pero es que, en el summum de la eficacia, he hecho un injerto entre él y Luis de Guindos, ese genio de las finanzas que llevó al éxito a Lehman Brothers y ahora está sacando a España de la crisis con la gorra.

Claro que, ahora que caigo, San Pancracio funciona porque le cortaron la cabeza y es mártir. Quizás no he hecho todo lo que tenía que hacer. Ya veremos si esto funciona o no por ese pequeño detalle de la decapitación.

Deja un comentario