La valla de Chip y la agencia que se rajó

De mis vallas publicitarias, la más destacada, por lo problemas que dio fue una de las del Autoservicio Descuento Chip.

Chip-1

La calidad no la da el continente

Chip, nombre proveniente del sonido de la palabra inglesa ”cheap” (barato), fue el primer Autoservicio Descuento (establecimientos conocidos también, ¡como no! por el término sajón “discount” ) que se implantó en Cartagena. Era una empresa totalmente local. Luego vinieron otras extranjeras: LidlDia… y alguna que ahora no recuerdo porque cerró. Pero antes de que llegaran esas marcas, la competencia era otra. Diseñé una valla que decía que “la calidad no la da el continente, sino el contenido”.  Queríase decir que el establecimiento, como todos los de ese tipo, no era especialmente bonito ni tenía muchos lujos, que su interés estaba en lo que contenía: artículos a buen precio y con calidad. “Casualmente” había algún comercio que se daba por aludido, pero era su problema ya que tenía un nombre común como marca, y no podía exigir que no se utilizase esa palabra. Pero los poderosos siempre encuentran la forma de llevar el agua a su molino. Forzaron a FJ Publicidad a retirar nuestra valla con la amenaza de que si no lo hacían, rescindirían el contrato que tenían con ellos de todas sus vallas publicitarias. La agencia FJ Publicidad cedió al chantaje, se bajó los pantalones y cancelaron la valla de Chip pese a tener contrato en vigor. Una historia tan vieja como el mundo.

Una guerra perdida de antemano y romántica

Para Chip hice más vallas. Alguna también luchadora y combativa contra el capital foráneo, como la siguiente:

Chip-3

Más luchas de David contra Goliat

Y luego hubo algunas más normalitas. Aquí hay otra.

Chip-2

Otra valla de Chip

Al final Chip desapareció, como era de prever.

Deja un comentario