Las ratas abandonan el barco

Las ratas abandonan el barco. Es una frase tópica excesivamente socorrida, pero es que refleja muy bien la realidad y resulta difícil sustraerse a utilizarla. Cuando el Fútbol Club Cartagena, en su nefasta campaña 2011-2012, que desembocó en el descenso a Segunda B, hacía agua, pronto empezaron las ratas a abandonar el barco y hablar de descenso dándolo por hecho, cuando todavía había tiempo y opciones de evitarlo. Pero así se escribe siempre la historia.

Como siempre, las ratas abandonan el barco

Entre aquellas queridas ratas estaban las propias, de casa, y las de fuera, que resultan aún más repugnantes. Es decir, las que en el fondo sienten otros colores pero de boca hacia afuera hablan como si realmente sintieran las derrotas blanquinegras cuando, en realidad, les resulta muy difícil disimular cómo les gotea la baba de satisfacción. Son ratas que, a veces, trabajan en algunos medios de comunicación.

Las-ratas-abandonan-el-barco

Ratas en el barco del Efesé

Deja un comentario