¿Presos políticos? No, gracias

Un preso político es cualquier persona física a la que se mantenga en la cárcel o detenida de otro modo, por ejemplo bajo arresto, porque sus ideas supongan un desafío o una amenaza para el sistema político establecido, sea este de la naturaleza que sea.

Caricatura Al Capone
Al Capone, un famoso preso, encerrado también por «sus ideas».

Está muy en boga entre los diferentes partidos llamar «presos políticos» a los encarcelados por sus actividades delictivas, si son DE LOS SUYOS.

Cuando son del contrario, ven de perlas que vayan a la cárcel.

Los presos políticos están acusados de un «delito de autor», es decir que se les condena por quienes son o por lo que piensan. Como los judíos en el régimen nazi o los disidentes en los regímenes comunistas, por poner dos ejemplos archifamosos.

En cambio, los políticos presos están acusado de un «delito de acto», o sea, por lo que han HECHO. Que es lo lógico y lo normal en un estado de derecho.

Vamos camino de que en España empiece a haber presos políticos de nuevo, y empezar una nueva dictadura, si salen adelante proyectos del gobierno socialcomunista.

Lo que tiene la época de posverdad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.