Se parecen a sus dueños

Dicen que los perros se parecen a sus dueños y estoy de acuerdo con ello. A mí me gusta mucho contemplar el sol al salir y al ponerse, y le huyo cuando está en lo más alto. Cuando estaba contemplando los últimos minutos de sol, hace unos días, me di cuenta de que tenía un compañero de espectáculo, silencioso y quieto, absorto como yo en la misma escena. Era mi perro, Lanzarote. Aprovechando que tenía a mano el teléfono móvil, y moviéndome con mucho sigilo, conseguí recogerlo en ese instante de unión con el Universo…

Lanzarote y la puesta de sol.
Lanzarote y la puesta de sol.

Aunque vaya usted a saber si, tan serio como estaba, en realidad lo que estaba pensando era en lo caro que se ha puesto el tocino, como decía Miguel Gila.

Una respuesta a «Se parecen a sus dueños»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.