Apocalypse now!

Dicen que el rodaje de la película «Apocalypse» de Coppola, se alargaba mucho y los periodistas preguntaban al director «Apocalypse when?» y le irritaron tanto hasta el punto que cambió el nombre a la película y cuando estuvo terminada fue «Apocalypse now!»

Apocalypse now!

Puede que nosotros estemos ahora en nuestro apocalypsis particular, con el peor gobierno en el peor momento.

666 El número de la bestia

666 El número de la bestia. Lo has oído y lo has dicho, seguro.

¿Padeces de trihexafobia?

Quizás sí, y no lo sabes. Ese nombre tan raro, trihexafobia, en realidad lo es aún más, ya que la palabra real, completita, es hexacosioihexekontahexafobia.

Sirve para designar el problema que tienen (o tenéis) aquellos que padecen de un miedo insuperable e irracional, o sea, fobia, al número 666. 

En realidad, aquí es todo muy raro, no solo la palabreja. Veámoslo poco a poco.

Si uno dice en cualquier conversación cotidiana “seiscientos sesenta y seis” pronto habrá cerca algún informado que dirá “¡el número de la bestia!”, (o el del diablo, o del anticristo…)

Y si su información es de luxe, además sabrá que así aparece citado en la Biblia, más específicamente en el Apocalipsis, 13:18, cuando dice: “Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”.

Ya está. Todo claro ¿no?

el numero de la bestia

No está todo tan claro

Pues no. Para unos es la marca de la bestia pero, para otros, es la marca del nombre de la bestia.

O sea, que ese número representa el nombre de alguien. Entonces ¿quién es la bestia?

Aquí es donde la historia se complica. La biblia se escribió, se supone, en hebreo, pero la versión más antigua que se conoce es una traducción en griego.

Para hacerlo más complicado, el hebreo no tiene vocales, y ni el hebreo ni el griego tenían números, sino que sus letras también eran números.

Por ejemplo, la primera griega, la alpha, esa que quieren ser todos los machos, incluidos algunos políticos populistas, es también el número 1.

Y para terminar de «arreglarlo» todo, los números romanos también son letras, aunque eso vendrá después.

Seguir leyendo «666 El número de la bestia»