Los memos y los memes

Todo el mundo, bueno, casi todo el mundo, sabe lo que es un meme. El que no lo sepa, puede consultarlo en la wikipedia, aquí.

Todo el mundo, ahora sí, sabe lo que es un memo. Y si no lo sabe, es porque él mismo lo es, en cuyo caso, da igual.

Memos ha habido siempre, claro. Las ideologías también son cosa antigua. Son esas cosas que suelen acabar en -ismo, ya sean fascismo, socialismo, comunismo, feminismo, nazismo, terraplanismo, etc. Se trata de dar las ideas prefabricadas para que los memos no piensen por sí mismos y sigan las consignas que quieren los líderes.

Los memes, el cerebro de los memos.

Los memes es cosa de ahora, multiplicados exponencialmente por internet. Lo nuevo de estos tiempos es que se adoctrine a los memos a base de memes. Al ser tan cortos, tan breves, tan limitados -me estoy refiriendo a los mensajes aunque, pensándolo bien, a los receptores también- que los cerebros ya no son necesarios. Pero el órgano que no se utiliza, se atrofia, sabia que es la madre Naturaleza.