Todo va cojonudo

Todo va cojonudo. Somos el asombro y admiración de Europa y el planeta. Se sospecha que incluso los OVNIs últimos podrían venir a comprobar in situ el milagro de la recuperación de Rajoy.

El cobrador del frac

 

Todo va cojonudo. El paro es despreciable. Bueno no está claro si lo despreciable es el paro o los parados, pero da igual. Por si acaso, hay que profundizar con la reforma laboral. Todo lo que permita el esfínter de los que aún no están parados. Que también son despreciables, por cierto.

Todo va cojonudo. Todos los casos de corrupción que se destapan a diario son casos particulares, como el patio de mi casa. No hay una corrupción generalizada. Si así fuera, también le afectaría al brazo de Santa Teresa que conservaba el Caudillo y, mira, no. Al menos la prensa no ha dicho nada. Por cierto ¿quién tiene ahora el brazo? ¿Rajoy? ¿Aznar? Seguramente no, ellos son más de dedazo que de brazo aunque rimen.

Todo va cojonudo. Ya no hay desahucios, creo. O las encuestas de intención de voto los tapan y no se ven en la prensa. Porque ha habido elecciones, hay elecciones, habrá elecciones. Es un año electoral y todo va cojonudo.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.